A falta de buen gusto usaremos el humor

Aunque la moda sea muy subjetiva y lo que para unos pueda parecer algo maravilloso será una basura para otros, siempre hay un término medio por el que podemos ir jugando para ir bien vestidos o vestidas. Es ahí donde entra nuestra capacidad para saber combinar colores y tejidos obteniendo un conjunto que nos favorezca, pero si no podemos o no queremos hacer nada de eso siempre podremos recurrir al humor, y no nos referimos a ir contando chistes a toda hora por la calle cuando vamos paseando, de compras o al trabajo.

Al igual como podemos tomarnos otros momentos de la vida con humor, a la hora de vestirnos también lo podemos hacer, así que si algún día no sabes que ponerte igual usar el humor puede salvarte de un aprieto y rápidamente hacerte encontrar la prenda que necesitas para salir del paso.

No es un recurso del que debamos depender en todo momento, pues nadie te tomará en serio si siempre vistes con humor, pero sin duda puede ser una buena forma para romper el hielo o para salir del paso cuando tienes poco tiempo y poco donde elegir.

Aquí tenemos un ejemplo perfecto de la moda con humor, vestirse con un toque de humor que rompa la monotonía de tu vida o la corrección que siempre llevas y que te está convirtiendo en una persona gris.

A falta de buen gusto siempre podemos tirar de humor.

A falta de buen gusto siempre podemos tirar de humor.

Una buena camiseta, pantalones o bolso pueden lograr arreglar tu look. ¿Dudas todavía que alguna persona te preguntará por tu camiseta?, pues no lo hagas, con lemas como este y su pequeña dosis de humor triunfarás mucho más que si llevaras algo de un gran diseñador.

Seguro que marcas tendencia si te pones una prenda como esta, no habrá nadie que no quiera comentar tu ropa o hacerte alguna apreciación al respecto. Así que si querías pasar muy desapercibida o desapercibido también deberás controlar tu humor, mucho puede hacer que seas el centro de atención.

No es un recurso que deba ser usado a todas horas, solamente debemos recurrir en casos puntuales y siempre debemos pensar dos veces antes de comprar o ponernos la prenda, pues la línea del humor puede ser muy delgada, y en algunos casos si la cruzamos podremos estar haciendo daño a otras personas. Es por eso que aunque debemos usar estas prendas, no todo el día debemos ir vestidos elegantes, pero siempre pensando que no debemos reírnos de los demás, sino con ellos o de nosotros mismos, con esa premisa seguro que no haremos daño y nuestra ropa tendrá el toque de humor que necesita nuestra vida. Seguro que a nadie le sobra un poco de humor.

Como hemos podido ver en anteriores pasajes de nuestra historia con la moda, si bebes no te vistas, ya sea de forma elegante o con humor, pero si vas bebido y pretendes vestirte además con un poco de humor, de esa no habrá nadie que te salve, palabrita de niño Jesús.