Cómo llevar correctamente los complementos

Sin duda desde que somos unas ratitas correteando por la casa nos están enseñando cómo debemos llevar puesto todo, desde la ropa hasta los complementos. Que si los zapatos se atan, que si la camisa va por dentro, que si ponte cinturón, que si las medias te las tienes que subir, que si no te puedes poner calcetines con zapatos de tacón y falda, y así un millón de “que si”.

Por eso y para evitar que nos vuelvan a decir un “que si” en todo lo que nos queda de vida, aprenderemos algunos consejos sobre como llevar algunos complementos, para que no tengamos que pensar más si nos dirán algo por llevar unos calcetines blancos con unos zapatos de tacón o un traje negro, o con ambas cosas.

Lo más importante cuando vamos a elegir un complemento es comprobar cómo queda con nuestra ropa, si combina perfecto no importa que sea llamativo, en muchas ocasiones eso es lo que buscamos con los complementos, alegrar un poco nuestro vestuario. Pero si es de los que a tres manzanas la gente se girará para ver qué es lo que llevas encima, ese no es el complemento que deberías de llevar. Saber combinar, ese siempre es el secreto, pero siempre con algo de frescura.

Pero una vez que ya hemos elegido el complemento perfecto que nos combina con la ropa que llevamos deberemos colocarlo en su justa posición, porque en caso contrario no habrá servido de nada todo el trabajo realizado.

Cómo llevar correctamente los complementos.

Cómo llevar correctamente los complementos.

Un ejemplo perfecto, un señor que al parecer debe haber venido de otro planeta y por eso no lleva durante un día de lluvia correctamente su paraguas. Ya no se necesita nada más, ni un segundo más para tener una opinión de esta persona. Por eso la importancia de saber llevar correctamente los complementos es algo con lo que deberíamos nacer, porque un error de estos no se supera ni en siglos.

Por si hay alguna duda, cuando llueve los paraguas hay que abrirlos y colocarse bajo ellos sujetándolos con una mano, y siempre del mango para no mojarse. Del mismo modo los calcetines se ponen en los pies, pero nunca con zapatos de tacón. Los guantes se ponen en las manos y no se usan para tapar otros miembros. Los cinturones se ponen en la cintura, y no en los sobacos de tanto subirse los pantalones. Ya sabemos que las mayas son elásticas, pero no hay que estirárselas tanto hasta parecer un torero en caso de los hombres o un camello en caso de las mujeres. Y lo peor son las corbatas, cuando pasan del cuello a la cabeza, foto para el recuerdo segura.

Aunque parezca un tema baladí, más bien es el primordial, pues cada cosa debe estar en su lugar y momento justo, por eso aunque te regalen las mejores chancletas para pasar el verano, no te las pongas en las manos como manoplas para sacar la comida del horno ni las uses para el invierno, porque el tonto/a del pueblo ya tiene el trofeo, pero igual cambian de idea y te lo pasan a ti.