Compartir pantalones nunca debió estar de moda

Hace mucho tiempo, allá en una galaxia muy cercana, existía una moda de la que seguro si tienes más de 40 años recordarás, la moda de compartir pantalones, daba igual el sexo, la cosa era si me gusta el tuyo ahí tienes el mío. Esa moda que en principio parecía muy divertida supuso que algunos conocieran lo que eran los picores en las entrepiernas, porque no todo el mundo sabía o sabe para que sirve una pastilla de jabón o el gel, eso todavía está reservado solamente para unos pocos que exprimen su cerebro hasta límites insospechados.

Pero la moda de compartir pantalones llegó hasta unos extremos impensables, los cuales serían alabados por la señora Merkel, la reina de los recortes, pero que rebasan cualquier límite y pudor que podamos tener, hay que ahorrar pero no hace falta llegar a estos extremos.

Compartir pantalones nunca debió estar de moda.

Compartir pantalones nunca debió estar de moda.

Vamos que ya no hacía falta ni comprar dos pantalones si eran dos personas, con un pantalón era más que suficiente, supongo que tendrían el síndrome de gemelo pegado, o era que le quería arrimar la cebolleta y no sabía cómo hacerlo, pero meter a dos personas en el mismo pantalón no era fácil, y mucho menos sacarlos, parece ser que el roce crea un vínculo inseparable.

El problema aquí ya no está en si tenemos el dobladillo mal hecho, o si un camal es más largo que otro, eso es lo de menos, el problema está en si se comparte entre dos hombres y a los dos les da por ir al baño, quien sacará primero por el agujero el pajarito, buena pregunta a la que no tenemos respuesta. Y si es entre un hombre o una mujer, cómo se meará, de pie o sentado, preguntas para las que no tenemos respuestas, y que sin duda fueron unos problemas de difícil solución, porque hasta los genios más ilustres de la época no presentaron unas soluciones muy convincentes. Y eso que no hemos planteado la problemática de dos mujeres en un mismo pantalón, si para elegir uno tardan 3 horas, con dos no se suma, el resultado es exponencial.

La moda de los pantalones compartidos nunca debió existir y mucho menos en su versión más extrema, dos personas y un solo pantalón, ni entonces el mundo estaba preparado ni ahora lo estamos, nuestras mentes no pueden entender ese concepto. Aunque sería divertido observar cómo dos personas intentan ponerse unos pantalones ajustados, el vídeo sería lo más visto de Internet en años.

Al parecer en esa época todos tenían la misma talla y entonces no tenían ningún problema, pero ahora parece que cada persona esté hecha con una plantilla distinta, por lo que resultaría más difícil. Aunque igual es la cura que ha generado la evolución para evitar que sigamos compartiendo los pantalones.

Tus pantalones son tuyos y no deben compartirse, salvo que también compartas novio/a, entonces no hay problema, el tuyo es tuyo y los de los demás también son tuyos, es la mejor filosofía que puedes aprender con los de frikifashion.