Cuando se impone la ropa de empresa

No siempre ocurre pero en algunas ocasiones cuando entras a trabajar en alguna empresa lo primero que te dicen es, tienes que llevar ropa de empresa.

Si no estás muy desesperado o no es el trabajo de tu vida todavía estás a a tiempo de correr, huye, no dejes que destruyan tu reputación.

La ropa de empresa es el peor castigo que te pueden poner, está bien que te pidan que vayas elegante, pero de ahí a obligarte a vestir como ellos quieran hay un mundo.

Seguro que muchos están pensando, no es para tanto, e igual pueden tener razón, pero para eso siempre hay una imagen, tras verla veremos si piensan igual.

Cuando se impone la ropa de empresa

Cuando se impone la ropa de empresa

Ahora esos díscolos seguro que ya forman parte de nuestro bando, cuánta razón tiene la maravillosa frase, una imagen vale más que mil palabras.

¿Merece la pena un trabajo en el que debes ir vestido de esta forma?, pues puede ser, siempre que el sueldo sea de 6 cifras, en ese caso siempre puedes hacer una excepción, ¿no?

Si crear una imagen tuya te cuesta años serías capaz de ponerte ese traje de empresa y destruirla por un trabajo.

Los trajes o la ropa de empresa deberían estar prohibidos por ley, debería ser un delito que una persona tenga el poder de destruir nuestra reputación por el buen gusto al vestir solamente porque nos den un sueldo.

No es de recibo que unos indeseables puedan tirar por la borda nuestra elegancia, con lo que cuesta enseñarse a vestir elegantemente como para que venga alguien y te lo fastidie.

Fuera ya de trajes y vestidos de empresa horrendos que parecen sacados de una película macabra, cada persona se viste como quiere.

Nos parece correcto que desde una empresa quieran mandar algunas pequeñas pautas, que usemos unos pantalones o faldas de un determinado color, camisas con el logo de la empresa, o la corbata, o una gorra, e incluso hasta una cazadora, pero no en todos los trabajos es necesario llevar un mono, así que no hay que obligar a vestir a todos por igual.

Todas las personas somos distintas, por eso cada uno debe vestir a su modo sin tantas restricciones, porque aunque parezca mentira la forma de vestir también influye en nuestro rendimiento, por eso hay que estar cómodos para poder trabajar bien.

Otra moda muy extendida es los atuendos para algunos días, pero menos mal que terminó la Navidad, porque eso de hacer días temáticos en dichas fechas siempre termina mal, porque cómo le explicas a los niños que ves por la calle el atuendo que llevas.

Si el jefe o la jefa se vuelve loco o loca y decide que un día al año tengamos que ir vestidos de un modo distinto puede ser divertido, pero todos los días ni hablar.

Por eso si en tu empresa te obligan a llevar un determinado modelito, mejor búscate otro trabajo, porque empiezan por eso y terminan por hacerte trabajar. 😉