Cuando tu familia no comparte tu estilo de moda

Es una situación por la que mucha gente termina pasando, te vas haciendo mayor y llega un momento en el que aprecias que sus gustos por la moda y los tuyos no se parecen en lo más mínimo. Y no es cuestión de diferencia de edad, es cuestión de diferencia de mentalidades, pero te guste o no, al final todas deberán convivir en la misma casa.

Es por eso que cuando tu familia no comparte tu estilo de moda se pueden dar situaciones muy rocambolescas, como por ejemplo la imagen tan convencional de los integrantes de una familia que están sentados en el sillón viendo la televisión.

Cuando tu familia no comparte tu estilo de moda

Cuando tu familia no comparte tu estilo de moda

Aunque parezca mentira no es una muñeca, es la hija mayor que experimenta con las nuevas tendencias mientras que su familia sigue anclada en los años 70. Vamos que ni la casa ni los integrantes de ella se han hecho una reforma en las últimas décadas.

En esta familia parece que el tema de la moda se lleva bastante bien, pues por parte de todos los miembros menos de la hija no se lleva, vamos que esa palabra se olvidó hace mucho, pero que mucho tiempo. Pero puede ser un motivo de conflicto, y eso nunca debe ocurrir, el estilo de moda que nosotros y nosotras querramos elegir nunca debe ser una barrera entre las relaciones con nuestra familia, primero es la moda y luego la familia, como todo el mundo cool diría sin dudar un segundo.

En todas las casas siempre sale una persona más rebelde o más próxima a las nuevas tendencias, hace muchos años eran los que llevaban pantalones ajustados con final de campana y ahora los que se enfundan un mono de látex, aunque estos últimos son los que más mérito tienen, porque ponerse una ropa de látex tiene su mérito Si no te lo crees puedes mirar algunos vídeos que circulan por la red, en los que ciertas personas llegan a llorar para poder enfundarse pantalones, trajes o monos de estos materiales tan elásticos.

Nunca pierdas la esperanza, aunque tu familia ahora no comparta tus gustos seguro que dentro de unos años los apreciará, y si esto no sucede tampoco pasa nada, pues como podrás comprobar cuando se enciende el televisor en una casa casi todo el mundo deja lo que está haciendo, pone ojos de borrego y los fija como con pegamento en dirección hacia la pantalla, haciendo caso omiso a todo lo que suceda a su alrededor, sea lo que sea. Por eso en ocasiones se han visto vecinos desnudos que se pasean por la casa sin recibir ni un grito por parte de ningún miembro de la familia, salvo un hasta luego vecino.

Si ya hemos hablado en anteriores ocasiones de por ejemplo qué hacer cuando te falla el peluquero, aunque parezca mentira también es necesario saber qué hacer si los demás no te comprenden en temas de moda. Sin duda lo más importante es recibir el apoyo de tu familia cuando quieres llevar tus gustos por un camino que no es el suyo, aunque para eso lo mejor es terminar sobornándolos.