¿Cuándo un pantalón está bastante roto?

Es la pregunta del millón y nos la hacemos cada vez que compramos un pantalón, generalmente vaquero, pero para la que muchos todavía no tienen respuesta, o igual es que no la quieren tener.

Todo el mundo ha adquirido alguna vez un pantalón con algún rasgado o agujero, vamos que si nuestros abuelos levantaran la cabeza nos la pisaban, comprar pantalones con agujeros, todo un signo de cordura e inteligencia. Pero vayamos al asunto, como comprarlo al final seguro que lo compras, habrá que establecer un límite de rotura o de agujeros, o al menos eso pensamos algunos/as.

Ese límite deberá establecerse en función de muchos parámetros, cantidad de carne que pretendemos enseñar, época del año en la que se usará dicha prenda, situaciones para las que la usaremos, si la llevará puesto un hombre o una mujer, y muchos más…

Por eso ante tantas preguntas que responder deberíamos pensar un poco antes de adquirir la primera prenda que se nos ocurra, pues eso puede producir algunos quebraderos de cabeza a posteriori. Por tanto lo primero será establecer nuestras prioridades y luego buscar el más adecuado, justo lo que hizo la siguiente señorita.

¿Cuándo un pantalón está bastante roto?

¿Cuándo un pantalón está bastante roto?

Está claro que esta chica no pensó ni por un momento en si sus pantalones tenían demasiados agujeros, pues esto no son pantalones, es un cinturón vaquero al que todavía le quedan unos flecos que podemos llamar para el caso perneras, pero vamos que son unos flecos que le cuelgan.

De ahí viene la cuestión, ¿cuándo un pantalón está bastante roto? Seguro que podemos decir que esta chica lo tiene demasiado roto, igual ella no piensa lo mismo, y está mirando que todavía puede llevar un pantalón con más rasgados y agujeros y por lo tanto menos tela, aunque de una cosa estamos seguros, tendrá que pagar más por ellos, porque la premisa siempre se cumple, a más agujeros más cara es la prenda.

Muchos pensarán que esa prenda no tiene desperdicio, pues todavía tiene hilos sueltos alrededor de los agujeros que le permitirán agrandarlos sin mucho esfuerzo, por tanto es como un kit de modificación incorporado, aunque en este caso cuando se usa ya no hay marcha atrás.

Si la función de un pantalón es cubrir una determinada parte del cuerpo, de la cintura hasta los tobillos, aunque ahora solamente llegan hasta las rodillas pero ese es otro tema que ya trataremos, entonces para qué quitarle tela si de ese modo incumplirán la única función para la que se usan los pantalones. Esta es otra pregunta para la que no tenemos respuesta, es simplemente una cosa de la naturaleza humana, hacemos cosas sin sentido y siempre al contrario de lo que nos pregonan nuestros ancestros, así nos va.

Por tanto hazte la pregunta mágica la próxima vez que vayas de compras, y calcula el número de cortes, rasgados y agujeros que deberán tener tus pantalones antes de comprarlos, seguro que el dependiente te ayuda en este trabajo matemático.

Como explicamos anteriormente, no debemos mostrar la ropa interior salvo en la cama, por lo que los pantalones de la foto estarían descartados, aunque es más una utopía, porque somos tan exhibicionistas que al final siempre terminamos mostrándolo todo, para que nada quede para la imaginación.