Cuidado con las cremalleras, las carga el diablo

Sin duda el refrán debe cambiarse ya, ahora tenemos que decir cuidado con las cremalleras, las carga el diablo, y seguro que todas las personas ya lo hemos vivido en nuestras propias carnes.

Con las cremalleras no hay ninguna parte del cuerpo que pueda estar a salvo de un pellizco de proporciones planetarias que nos hace acordarnos de la pobre madre de la dependienta o dependiente que nos ha vendido la susodicha prenda.

Siempre es mejor un botón que una cremallera, pero por lo que parece alguna empresa quiere que cambiemos de idea y la nueva moda de las cremalleras ha llegado, esperemos que la gente se aburra pronto de ella.

Cuidado con las cremalleras, las carga el diablo

Cuidado con las cremalleras, las carga el diablo

Si no teníamos suficiente con las cremalleras de la falda o el pantalón, ahora tenemos los vestidos cremallera, aquellos en donde tenemos más metros cuadrados de cremallera que de tela, y sin duda mayores probabilidades de sufrir un percance de los más peligrosos en la vida de una persona.

No digas que no, seguro que has sufrido algún percance con alguna cremallera y de tu boca han salido improperios de los que nadie puede estar orgullos@, por eso no uses esta moda, líbrate de las cremalleras, las carga el diablo.

No hay nada del cuerpo del ser humano que esté preparado para soportar ser pillado por una cremallera, nada, por eso quién ideó este mortífero invento que tortura a diario a millones de personas.

En muchas ocasiones deberíamos dudar que sea un invento para mejorar nuestra vida, sin duda es un invento del diablo, por eso no dudes cuando vayas de compras, cremallera no, siempre botones.

Si algunas partes del cuerpo han sufrido ya la ira de las cremalleras seguro que nunca más querrán saber de ellas. Las cremalleras son malas y nadie salvo sus fabricantes las quieren en este mundo, por eso deberíamos preguntarnos, ¿por qué compramos ropa con cremalleras?

Existen infinidad de soluciones mucho más eficientes que las cremalleras, pues podemos usar blecros, botones, botones a presión o clips… pero el ser humano erre que erre siempre compra una vestimenta con cremalleras y luego siempre se arrepiente.

He incluso si queremos podemos combinarlas y usar dos o maś combinaciones, aunque suponga perder más tiempo a la hora de abrir o cerrar nuestra prenda, pero nunca debemos usar cremalleras, pues llegará el día en el que nos arrepintamos, de eso puedes estar segur@, al final terminarás por pillarte alguna parte de tu cuerpo y gritar a los cuatro vientos, ¡auuh!

En las nuevas modas no hay que fiarse, pues dicen que mejoran nuestra vida pero nada más lejos de la realidad, pues nunca antes pasaba por ejemplo lo de que los hombres deben fijarse mucho dónde miccionan, porque las cosas eran claras, y un urinario siempre era un urinario.

Por eso aunque la moda de llevar muchas cremalleras parezca que puede facilitarnos la vida, es mejor quedarse con los botones, pues pillarse un pezón, los pelos de las partes íntimas o incluso el aparato masculinio, es mucho más difícil.