El peligro de las postales de navidad en familia

Aunque el calor ya se nota, no salgo de mi asombro con las postales que recibí hace unos días, supongo que venían en botella y por eso tardaron tanto, postales navideñas en las que únicamente puedes fijarte en la vestimenta usada por los familiares, sin duda mejor no habernos felicitado las navidades.

Aunque la navidad sea un momento en el que deben aflorar los sentimientos familiares, con la ropa usada por determinadas personas casi producen un efecto contrario, se muestran sentimientos malos y perversos, en lo que lo más amigable que se piensa es en quemarlos el vestidor.

Igual este pensamiento no sea tan malo, si conseguimos quemarles toda la ropa, igual con el año nuevo cambian de actitud y consiguen comprar ropa más decente, e incluso son capaces de combinarla con mayor destreza. Por tanto aunque a priori parezca una mala idea, igual no es tan mala, habría que pensarla detenidamente.

El peligro de las postales de navidad en familia.

El peligro de las postales de navidad en familia.

No es cuestión de modas, porque en ninguna tendencia que haya existido desde la época del mono ha sido bien vista la ropa que presentan estas personas en la postal.

Las postales navideñas en familia son un peligro, pues recuerda que muchos las tendrán expuestas en sus casas durante todo el año hasta que les envíes una nueva, por lo que igual te resulta mucho más interesante mandarles un email, por lo menos no se reirán todo el año al ver de qué guisa andas vestido en la foto.

Por eso si pretendes enviar una postal navideña con la foto de todo la familia mejor hacerla antes de comenzar la cena de navidad, porque se supone que todos irán bien vestidos y sin haber probado mucho alcohol, porque ya sabemos que si la foto se toma al final de la velada las corbatas ya no suelen estar en el mismo lugar que cuando comenzó la cena.

No intentes poses raras ni pretendas hacer de modelo, todos juntos mirando a cámara y diciendo patata, con eso seguro que sales del paso sin perjudicarte mucho.

Pero si pretendes ser diferente, quieres dártelas de moderno o le tienes envidia a tus familiares y quieres que con la postal que les mandas rabien, seguramente todo eso se volverá en tu contra y al final, será ellos los que reirán, siempre pasa lo mismo.

Y no solamente tienes que saber elegir una buena foto, como sucede para elegir el mejor accesorio para el verano también debes preparar un texto, lo que puede convertir tu postal no solamente en una tira cómica, sino en el ejemplo que pueden poner para que los niños estudien más, porque una simple falta producirá una risa incontenida en los familiares lectores, que siempre terminan apostillando, fulanito/a no era tan bueno en el colegio como nosotros, ¿verdad?.

Consejo de sabios/as que lo han padecido en sus carnes, no mandar postales nunca, mejor acercarse sin avisar y gorronear un poco a tus familiares, porque si te tienen que criticar, mejor que lo hagan con razón.