Hay que ser coherente con la ropa que llevas

Cuando te enfundas una camiseta, camisa, jersey o cazadora con un frase muy llamativa hay que tener mucho cuidado, al igual como mides tus palabras cuando hablas en público, hay que ser coherente con la ropa que llevas, una frase irreverente en tu ropa puede marcar tu vida si estás haciendo todo lo contrario.

Si esperas que un médico haga correctamente su trabajo porque en su bata pone la palabra médico, si llevas un texto en tu ropa debes cuidar no incumplirlo, porque eso puede marcar tu reputación. Un error en estos casos puede ser casi mortal, y si no te lo crees mira los siguientes ejemplos, seguro que años después seguirán sufriendo las burlas por su falta de coherencia.

Hay que ser coherente con la ropa que llevas.

Hay que ser coherente con la ropa que llevas.

Todos podemos tener un día malo, y sin duda estas dos personas están pasando por uno de esos, pero estas fotos pasarían en anécdotas si sus camisetas fueran básicas, en cambio con los mensajes pasarán a la historia. Ahí está la diferencia, por eso es importante en muchas ocasiones pensar antes de comprarte algo. Aunque sea divertida la prenda, pero algo divertido también puede convertirse en humillante.

Anteriormente ya comentamos que los textos en las prendas los carga el diablo, y es mejor huir de ellos como de la peste. Pero si finalmente te decantas por usar una prenda con algún mensaje mejor que no pueda volverse contra ti. No te compres ropa con lemas que no sabes que significan, si no te harías un tatuaje en otro idioma, usa esta premisa también a la hora de comprarte una prenda.

Selecciona prendas con mensajes genéricos o de actitud positiva, siempre apostarás a caballo ganador. Un mensaje irreverente u ofensivo siempre te provocará más problemas que beneficios, por eso nunca dudes, a veces es mejor que no lleve nada escrito.

Sin duda para ser elegante debes olvidarte de los mensajes, solamente aquellas prendas insulsas necesitan tener algo para llamar la atención. Seguro que no te imaginas un vestido de Valentino con frasecitas, por eso ves olvidándote de las frases en tu ropa.

Es muy normal que los niños/as lleven prendas con mensajes de todo tipo, pero ahí está la diferencia, son niños/as. Ahora ya has crecido y no necesitas llevar siempre encima una biblia graciosa para poder llamar la atención. Tu ropa debe ser un reflejo de tu vida, y si quieres avanzar también debes dejar atrás los modelitos que llevabas cuando eras un/a adolescente. Crecer tiene sus ventajas pero también sus inconvenientes, y uno sin duda es la vergüenza, un defecto que no teníamos cuando éramos más jóvenes.

Lo mejor para evitarte estos problemas es buscar prendas que no lleven mensajes serigrafiados o estampados, por ejemplo como los jerseys de lana, aunque esto también puede ser perjudicial, igual el remedio es peor pues sucumbes al oscuro poder de la lana. Por eso lo mejor es adquirir prendas básicas de color uniforme, aunque no marcarás tendencia, seguro que eres coherente con la ropa que llevas.