La difícil elección del disfraz de Halloween para tus hijos

Cuando se acerca el día de Halloween u otra de las fiestas en las que tienes que disfrazar a tus hijos/as sientes como un sudor frío recorre tu cuerpo, tu elección puede marcar a tus hijos/as de por vida, así que no les defraudes, experimentos pocos y siempre con gaseosa.

La elección del disfraz para Halloween de tus hijos/as es un momento muy especial y tenso, no puedes fallar, tu puedes hacer el ridículo poniéndote una sábana y diciendo que eres un fantasma, pero para ellos puede marcar un antes y un después, así que toma nota y no cometas los mismos errores.

Disfrazar a tus hijos/as de artistas de tu pasado no es lo más aconsejable, les encantará si lo haces de Justin Bieber o de Lady Gaga, son actuales y todos les reconocerán, pero lamentablemente la gente ya no habla a diario de Madonna o Prince, así que mejor deja para ti esos disfraces.

Es muy difícil elegir un buen disfraz para tus hijos.

Es muy difícil elegir un buen disfraz para tus hijos.

Igual te vuelves loco/a por recordar los momentos de Purple Rain, pero que sepas que tus hijos no tienen porque pasar por este duro trance, pasa página y evoluciona, hasta ha sacado un nuevo disco Prince.

Así que tomate tu tiempo y pregunta al niño/a sobre sus ilusiones y sus gustos, preguntarle que disfraz quiere no es un delito y luego seguro que no te encuentras con sorpresas.

Pero si la elección de la temática es importante, también es primordial conocer de qué irán disfrazados sus amigos/as a la fiesta, repetir disfraz puede ser un desastre en toda regla, y algo por lo que no querrás que tus hijos/as pasen. Así que de forma sutil o directa, según tu estilo, pero averigua todos los disfraces que puedas de sus amigos, y así todos estarán contentos.

Ir con el mismo disfraz puede suponer un trauma para tus hijos.

Ir con el mismo disfraz puede suponer un trauma para tus hijos.

Si no permites que tus hijos/as lleven trenzas ni disfrazados cómo puedes permitir que tus hijos lleven el mismo disfraz que sus amigos, el problema es más grande de lo que piensas. Que si el tuyo es de la nueva versión, que si el tuyo es de las primeras versiones, que si el tuyo es de la versión pirata, que si el tuyo no lleva los accesorios, al final ningún menor disfrazado sale contento.

Las comparaciones son odiosas y es lo primero que pasará si alguno de tus hijos/as lleva el mismo disfraz que otro, primero como padre/madre tienes que ser detective y luego apagar el fuego en caso de disputa en la fiesta.

Nunca permitas duplicidades, si cuando vas a una fiesta te aseguras de ser único/a, consigue lo mismo para tus tesoros, ellos no tienen porque pasar un mal trago por no haber hecho bien tu trabajo. Y si nunca encuentras el disfraz perfecto, hay uno del que nadie va disfrazado cuando es pequeño, de político, seguro que todos los niños/as le preguntarán, de qué vas disfrazado/a, y él o ella siempre pueden responder, eres demasiado pequeño/a para conocer de qué voy disfrazado/a, cuando crezcas me reconocerás.