Las botas son para el invierno

Existen en este mundo personas que nunca tienen suficiente con una temporada y siempre quieren llevar el mismo tipo de ropa sea cual sea la época del año, y eso no es lo más correcto, y si no nos crees ya te darás cuenta más adelante.

Los bañadores son para el verano y los abrigos para el invierno, y no lo decimos nosotros, cualquiera de los mortales de este planeta te dirá lo mismo, por eso si las sandalias son para el verano y las botas para el invierno, por qué las botas también tienen que usarse en verano o las sandalias en invierno.

Por ejemplo si tenemos todos los meses de frío del año para ponernos una botas por qué debemos también hacer uso de ellas en verano, no será más lógico y normal reservarlas para la temporada de invierno.

Las botas son para el invierno.

Las botas son para el invierno.

Pues como pueden ver en la imagen la respuesta es no, siempre hay gente que tiene que llevar sus botas puestas durante todo el año. Pero como parece que no quieren dar mucho el cante, o es que les sudan muchos los pies, pues van y las convierten en unas sandalias, algo más lógico para llevar puestas en verano cuando hace calor y los pies se recuecen en contacto con el asfalto.

El único problema de este gran ingenio es que la conversión de botas a sandalias no es que digamos muy glamurosa, por lo que en lugar de llevar algo a la moda parece que un roedor se ha metido en el armario y ha campado a sus anchas durante muchos meses.

Esperemos que lo sucedido con estas botas sea por culpa del hambre que ha pasado este ratón hasta que las encontró, porque si han sido confeccionadas por el señor que las llevas o las ha adquirido en alguna tienda, no hay palabras en este mundo para describir el sacrilegio que han realizado sobre el mundo del calzado.

No todo vale en el mundo de la moda e innovar no está al alcance de todas las personas, por eso lo mejor es seguir el consejo del refrán zapatero a tus zapatos, por tanto si no eres zapatero no intentes convertir tus botas en unas sandalias porque lo siguiente será convertir tu chupa en un top.

La moda tiene límites, por tanto transgredirlos puede producir reacciones muy inesperadas. Si no estás preparado no cruces ese umbral, porque no tendrás red para amortiguar tu caída.

Ya hemos hablado muchas veces sobre que debemos tener un poco de cabeza con esto de las modas y no sucumbir a cualquier cosa, como la nueva moda de invierno de los pantalones por los tobillos por ejemplo, por eso si nos ofrecen en las zapaterías algo que no sea lo convencional hay que ser recelosos, pensarlo por lo menos un par de días, porque si eres una persona impulsiva terminas llevando las mismas botas que el señor de la foto, y eso no es lo correcto ni lo más deseable para tu reputación. No digas que no te hemos avisado.