Las importancia de las dimensiones de los sombreros

Nuestra cabeza al igual como nuestro cuerpo tiene unas dimensiones limitadas, para algunos y algunas más de las debidas, por tanto no pretendamos que nuestras cabezas pueden soportar cualquier sombrero, gorro o pamela que exista y que se fabrique, pues deben servir únicamente para cubrir nuestra cabeza, y no al resto del vecindario.

En más de una ocasión en lugar de un sombrero llevamos un toldo, y la pregunta es sencilla, ¿para qué? Pues eso mismo se preguntan miles y miles de personas al ver imágenes como la siguiente, en la que una sola persona pretende proteger al resto de seres humanos del planeta tierra de los rayos solares, vamos, un nuevo salvador para la especie humana.

Las importancia de las dimensiones de los sombreros

Las importancia de las dimensiones de los sombreros

Suponemos que esta persona no tendrá acciones en ninguna empresa de bronceadores y similares, pues parece que pretende eclipsar los rayos solares no solamente de todo el vecindario, más bien de toda una nación, y eso tirando por lo bajo.

Suponemos que tras unos años ejercitando su cuello, vamos que tras su paso por la fórmula 1 habrá conseguido soportar el peso del sombrero, y desde que tuvo que dejar los coches no encontró mejor modo de emplear su fornido cuello que destinarlo a soportar los vaivenes de su magnífico sombrero.

Es importante destacar que con estas dimensiones no toda la ropa puede ir a conjunto, por tanto debería cuidar un poco más su estilo, para que no destaque tanto y se mimetice más con el sombrero que ha seleccionado. Suponemos que habrá sido una dura tarea matutina, tener que acceder al hangar que tendrá en la parte trasera de su casa para poder elegir tras varios kilómetros de recorrido entre la decena de sombreros que posee para no ir siempre igual, porque nunca debemos pensar que repetir un sombrero de un día para otro es algo que se puede hacer, está penado, y por tanto nunca, jamás pensaremos en realizarlo.

Existe una fórmula matemática para calcular el diámetro máximo y el área de nuestro sombrero en función de nuestro estatus social, nuestra altura, el peso, y la talla de zapatos, pero en estos momentos andamos un poco oxidados con las integrales dobles, por tanto en lugar de explicarlo de forma sencilla seguro que la liamos. Mejor usaremos otro método mucho más sencillo aunque no tan preciso, pero a falta de pan buenas son tostadas.

Piensa que cuando has comprado un sombrero, gorro o una pamela que has tenido que quitarte para entrar en tu limusina la cosa no pinta muy bien. Si cuando te pones cerca de una persona eres capaz de hacer un eclipse sin problemas la cosa tampoco mejora, por tanto piensa siempre que un sombrero, gorro o pamela deben ser de dimensiones comedidas, pues únicamente deben tener una función, tapar la cabeza, y esta seguro que no supera los dos palmos.

Nunca podemos olvidar que el dinero no te hace ir a la moda, por eso por muy caro que sea un sombrero no pienses que te quedará bien o que es lo que más te favorecerá, primero mira si la sombra de tu figura la puedes ver, y si no puedes verla tienes un problema, más que un sombrero tienes una antena parabólica portátil. Por lo menos seguro que no tendrás problemas de recepción.