Los 70 fueron la época de la revolución de las abuelas

Todo el mundo piensa que en los años 70 tuvimos muchas revoluciones aunque ninguno hace referencia a la más importante, la de las abuelas. Durante esos años tuvimos el Punk, o incluso una revolución feminista que debería haber surgido hace muchos siglos antes, pero todas estas no llegan ni a la suela de los zapatos de la verdadera revolución, las abuelas. Porque son ellas las únicas que lo hicieron, tuvieron que batallar con sus hijos para lograr desarrollar la sobria moda anterior y convertir la lana en algo divertido y de moda.

Si lo lograron o no, ese es otro tema que deberíamos tratar más profundamente, pero sin duda consiguieron pasar de hacer unas prendas sosas a poner un color y unos diseños que muchos de los actuales modistas tendrían que copiar.

Los 70 fueron la época de la revolución de las abuelas modistas.

Los 70 fueron la época de la revolución de las abuelas modistas.

Tal como podemos apreciar en la foto, estas mujeres tuvieron que cambiar de forma radical su pensamiento, incorporando pinceladas de genialidad a sus diseños y creaciones, y esto viniendo de una época cerrada y negra, pues es digo de alabar, por no decir adorar.

Estas mujeres, porque en nuestras investigaciones no hemos encontrado ni un solo hombre que hiciera punto, a eso se incorporaron más tardíamente, lograron transformar unos feos chalecos en divertidas prendas, al igual como alegrar los típicos jerseys tan usados durante años atrás.

Estamos seguro que si las abuelas hubieran tenido más voto, ningún hombre se hubiera planteado nunca la pregunta para qué quiero pantalones largos si tengo calcetines. Sin duda ellas hubieran realizado algún pantalon-calcetín todo en uno, hecho de lana por supuesto, pero con los accesorios y modificaciones precisas para poder tener una nueva prenda que te sirviera tanto para el verano como para el invierno, y siempre con ese precioso material, la lana.

Pero el truco de su revolución no es tan sencillo como parece, pues a nuestro entender todo surgió de manera espontánea. La teoría dice que las abuelas pensaron que para ahorrarse tiempo y así poder fabricar casi en serie sus creaciones de lana tuvieron que olvidarse del destinatario de la prenda, es decir, para ellas ya no existiría la discriminación por sexo, todos seríamos iguales, los destinatarios de sus creaciones. Con este simple cambio consiguieron producir en masa de forma industrial las prendas de lana desde su casa.

Todavía oigo los chasquidos de los golpeos de las agujas de punto cuando paseaba por las calles, era música que podías escuchar por todas las calles de los pueblos o las ciudades. Las abuelas ya sea desde su balcón o desde la puerta de su casa, sentadas en sus pequeñas sillas o taburetes entrelazaban las agujas a una velocidad increíble. Nunca supe cómo es posible que nunca le sacasen un ojo a uno de los nietos que se arremolinaban a su alrededor para ayudarles a hacer los ovillos o para servir de modelos durante unos segundos.

Sin duda estas mujeres merecen ser reconocidas, aunque todavía haya personas que no agradezcan sus creaciones. Fueron unas pioneras y muchas de las actuales modas son culpa o están directamente relacionadas con su trabajo, seguro que adoras los jerseys de lana por ellas, por eso, ¡vivan las abuelas de los 70!