Los complementos, nuestros aliados o enemigos

Todos los días llevamos una cantidad enorme de complementos que pueden hacer que nuestra ropa cobre vida, o por el contrario hacernos parecer una estantería de un bazar de un todo a un euro, la barrera entre ambos extremos es muy delgada.

Llevar un bolso, unas gafas, un collar, etc. Disponemos de infinidad de posibles complementos para combinar y proponer nuevos looks para cada instante, pero nunca hay que dejarse llevar por el entusiasmo, la sobriedad en los complementos puede sacarte de más de un aprieto.

Los complementos son una parte muy importante de la moda.

Los complementos son una parte muy importante de la moda.

La imagen no tiene desperdicio, y si queremos analizarla en su completo podríamos tener para una tesis doctoral. Tenemos las botas, el bolso elegante convertido en carro de compra, las gafas con cadena para colgarte si tienes un día malo y el collarín.

Pero hay dos puntos que debemos destacar, si estamos en verano y por eso vamos con mini shorts y manga corta, unas botas que parecen de esquimal no son el complemento más adecuado, salvo que las queramos usar como limpiabotas, pues parecen unos cepillos perfectos para limpiar los zapatos del resto de viandantes, que generosos seguro que nos deja una suculenta propina.

Del mismo modo si lamentablemente tenemos que llevar puesto un collarín, no hay que añadirle cadenas ni nada que se le parezca, porque ya es bastante suplicio tener que llevarlo. Pero todo sea por la moda, aunque deba de ser la de otro planeta, porque en este al conjunto de la foto no se le puede llamar moda. Ahora entendemos el dedo inquisidor de la chica, está señalando al siguiente para proceder con el cepillado automático de sus mocasines.

Los complementos para vestir no son los mismos que para el árbol de navidad.

Los complementos para vestir no son los mismos que para el árbol de navidad.

La coherencia siempre debe ser nuestro lema, y decorarse como un árbol de navidad no debe estar entre nuestras prioridades. Pero siempre debemos incorporar algún complemento, para no estar todos vestidos igual.

Nos pueden gustar los abrigos de pieles, pero si llevamos uno, para que vamos en pantalón corto, solamente viendo la cara del perro podemos valorar el atuendo de su dueño. El perro está diciendo, que vergüenza, dicen que yo voy en pelotas, y así quiero seguir yendo, porque para ir vestido como este, prefiero no llevar nada.

Si en lugar de la pluma ponemos la estrella y le añadimos una luces, tenemos el perfecto árbol para decorar nuestra casa, una decoración navideña que sería la comidilla del vecindario.

De todos modos, todos los complementos que incorpora este espécimen deben de cuadrar en su mente. Aunque lamentablemente su mente no está en sintonía con el resto del mundo, porque si tenemos frío nos tapamos y si tenemos calor nos quitamos ropa.

Seleccionar unos buenos complementos para ayudar a tu vestuario no es tan difícil, un reloj, un collar, una pulsera, un colgante, unos pendientes, una bufanda, un bolso, etc. Con dos o tres accesorios ya vamos bien, no hace falta ponérselo todo el mismo día, mira que hay días durante el año para ir usando todos los complementos que tienes por casa, por eso se paciente, y siempre ponte un límite, no te vuelvas avaricioso, porque el resultado ya has podido visualizarlo con las imágenes.