No todos los gadgets de moda son elegantes

Las tendencias suelen traernos productos que deberían haberse quedado en el baúl de los recuerdos de algunos inventores, pero lamentablemente salen a la venta, y lo que es peor, hay mucha gente que termina por adquirirlos para finalmente dejarlos olvidados por su casa.

Actualmente estamos sufriendo una moda terrorífica, la de los selfies, que ha inundado el mercado de unos dichosos palitos para facilitar la toma de autofotos. Seguro que has sufrido algún golpe con los dichos palos, es algo que deberían tener presente ya las aseguradoras.

No todos los gadgets de moda son elegantes.

No todos los gadgets de moda son elegantes.

Como podemos apreciar en la imagen, el límite en los diseños de los dichosos palitos ya ha sido superado, si no es molesto tener que cargar con un palo, ahora debemos cargar con un brazo al completo.

Pero analicemos más detenidamente el producto, pues no podemos ignorar que en primer lugar es un producto de moda, la tendencia ahora es la de los selfies y por tanto cubre dicha necesidad. Pero ahora debemos preguntarnos, ¿es elegante llevar un brazo de un maniquí que únicamente sirve para sujetar el teléfono para hacerte como mucho un par de fotos al día?

Esta es la pregunta que todos deberían de haberse planteado desde el primer momento. Por ir elegante uno/a hace lo que haga falta, sea lo que sea, pero comprarse un producto que no es nada elegante por querer ir a la moda es un error, un terrible error.

Si nos paramos a pensar, debemos llevar encima un brazo completo de un maniquí, por lo que bajo el punto de vista de comodidad no hay color, de cómodo no tiene nada, pero lo más importante, ¿es elegante?

La elegancia suele estar reñida con la saturación, algo muy recargado suele ser difícilmente elegante, salvo casos puntuales, por tanto un palo para sujetar tu smartphone debería ser minúsculo o plegable hasta la mitad del tamaño de un lápiz, y no tan grande que puede servirte para rascarte hasta la planta de los pies, por no decir que puedes pasar por un zombie de los de las series que vemos últimamente.

Por tanto si quieres parecerte a los de The Walking Dead ya sabes, te haces con un brazo de estos y pasas por el taller de chapa y pintura. Pero si lo que buscas es la elegancia, no caigas en la tentación, ese brazo no puede formar parte de tus gadgets.

Sería importante plantearse qué pensarán nuestros nietos cuando miren en el desván y vean dicho objeto, si seguro que has flipado con los artilugios que tenían tus abuelos, no te quiero contar lo que pasará por las mentes de los niños/as dentro de 20 años cuando vean este tipo de productos.

Aunque se supone que pueda estar de moda, la definición de elegancia debe estar en tu mente, por eso además de ser coherente con la ropa que llevas, hay que pensar siempre en la utilidad y funcionalidad de lo que compramos, no siempre es oro todo lo que reluce.