Pantalones cortos para hombre, tierra trágame

Si los mini shorts pueden ser  un peligro para las mujeres, unos pantaloncitos cortos de hombre pueden lograr que cualquier sex symbol pase al retiro para el resto de su vida. Lo importante no son los años del hombre, si no el color y la longitud del pantalón.

Está claro que no siempre vamos a tener 20 años por eso lo mejor es elegir tonos discretos y sin muchos floripondios, para que la elegancia destaque sobre cualquier otro aspecto. Por eso si estamos buscando un modelo para hacer deporte o simplemente pasear, debemos decantarnos por los modelos lisos, no muy cortos y no muy apretados, y nunca, nunca con extensiones o bolsillos especiales.

Pantalones cortos para hombre con bolsillos especiales.

Pantalones cortos para hombre con bolsillos especiales.

Está claro que el bolsillo que lleva este pantalón para guardar la nariz del dibujo no es nada elegante, práctico puede ser que lo sea, pero ni elegante ni fino. Y eso sin tener presente la diversidad de colores que lleva encima, era preciso que cada prenda fuera de un color, por lo menos podría haber elegido unas rodilleras del mismo tono que el pantalón o los calcetines.

Suponemos que con este modelo el miembro lo tendrá más sujeto y calentito, por eso se habrá decantado en la elección, pero se equivoca, elegante no siempre es sinónimo de cómodo, y esto es de todo menos elegante.

Eliminadas las prendas con bolsillos o accesorios innecesarios, pasaremos al momento y el lugar, ni a todas horas se puede llevar un pantalón corto, ni cualquier situación es la más correcta.

Pantalones cortos para hombre conjuntados con zapatos.

Pantalones cortos para hombre conjuntados con zapatos.

Ni una estación ni el invierno son compatibles con unos pantalones cortos. Y por si eso fuera poco, ahí tenemos el ejemplo de la edad, a partir de los 20 años los estampados y los dibujos mejor dejarlos para el pijama, que solamente puede verlo la pareja, y aunque monte en cólera, siempre puedes decirle que mejor llevarlo en casa que salir a la calle vestido con eso.

Si te atreves con unos pantalones cortos no uses zapatos, elige naúticas, chanclas o un calzado abierto, y olvídate de calcetines más altos que los tobilleros, porque con los ingleses ya tenemos bastantes ejemplos de lo que nunca se debe hacer. Y no nos olvidemos de elegir la talla correcta, porque corto no significa pequeño.

Y con respecto a los estampados, si al final te empeñas en usarlos, busca una camiseta a conjunto y póntelo para situaciones informales, como cuando estás de visita en Hawái a costa de la empresa, porque en otras situaciones o lugares igual queda un poco ridículo, y eso siendo muy benevolente.

Los complementos también afectan a tu vestimenta, por eso no combines bolsas o carteras de piel con unos pantalones cortos estampados, porque la elegancia y lo cutre no deben mezclarse.

Un ejemplo perfecto para el uso de los pantalones cortos sería un paseo en barco o un día de playa, porque puedes conjuntarlos con una camiseta y unas naúticas y estar divino de la muerte, mucho más elegante que tu pareja, y mira que eso es difícil.

Los pantalones cortos son como las batallitas, los sufres cuando eres joven y de viejo es mejor mirarlos desde la barrera, pero nunca al revés.