Para lucir ropa hay que quitarle la etiqueta

No está de moda llevar colgando las etiquetas de las prendas que llevas puestas, como todo el mundo sabe, la excusa del descuido ya no cuela, llevas las etiquetas porque eres un/a jeta y quieres llevar lo último y luego devolverlo. Si tu forma de vida es ocultar todo el día las etiquetas que llevas puestas seguro que tendrás que cambiar, porque vamos a iniciar una campaña para boicotear tu forma de vida. Los chicos y chicas etiqueta ya no están bien vistos en este mundo, es hora de que huyas, vamos a por ti.

No hace falta que intentes mostrarnos que eres una persona muy concienciada con la moda, te vemos a simple vista, en tan solamente unos segundos ya te hemos calado, y es por eso que te sobresale, una etiqueta que casi puede servirte para calentar tu casa si la tiras a la chimenea.

Las etiquetas se inventaron para poder incluir el precio, las fibras que lleva la prenda o indicar cómo debe tratarse, por lo que usando un trozo de cartón o tela es suficiente para poder ver la información impresa. Pero ahora ya no sirven, las etiquetas tienen que hacerlas de piedras o de hierro, no estamos locos, sería la medida más convincente que podrían usar, porque una vez llevas puesta una prenda a la que no has eliminado la etiqueta tu cuerpo parecería una babosa, arrastrándose por el suelo ya que no puedes casi ni levantarte.

Para lucir ropa hay que quitarle la etiqueta.

Para lucir ropa hay que quitarle la etiqueta.

Por eso, como primera medida solicitamos a los fabricantes que reconsideren el uso de las etiquetas, mejor poner contrapesos serigrafiados que simples trozos de cartón o tela. Y por si con esta medida no hay suficiente, la incorporación de ladillas u otros insectos también sería una buena opción, porque seguro que rascándote todo el rato no te acercas a devolver una prenda. Bueno, salvo que incumplas el primer mandamiento de los compradores, antes de ponerse algo lavarlo, porque nunca sabe uno por que manos u otras cosas ha pasado la prenda que te pones. Comprar algo nuevo no significa limpieza, más bien lo contrario, a saber cuantas manos la habrán tocado sin haber estado lavadas tras pasar por el baño para hacer aguas mayores…

Si en un foto apareces con una etiqueta en tu ropa estás acabado, serás el rey o la reina de las redes sociales durante toda tu vida, porque una vez te han pillado ya no puedes escapar, la fama siempre te perseguirá y nunca más podrás lucir un nuevo trapito sin que te pregunten si lo has comprado o es de los que utilizas habitualmente, los que se devuelven al día siguiente usados.

Pero si lo que estás buscando es ponerte una camiseta y luego devolverla y no podemos convencerte para que desistas de tu idea, lo mejor será que te pases a la moda de las camisetas gigantes, así seguro que entre los miles y miles de metros de tela que te sobran podrás esconder la dichosa etiqueta que siempre te molesta. Aunque será divertido observar cómo le explica a la de la tienda que el sudor de la camiseta que quieres devolver venía de fábrica. 😉