Para ser un buen Fan hay que tener límite

De todos es conocido lo extremistas que pueden llegar a ser los fans de un determinado cantante, grupo, actor-actriz, etc. Parece que les va la vida conseguir acercarse a sus ídolos y lograr aunque sea una lágrima o el sudor que en ese instante están desprendiendo, cualquier cosa les vale, y para eso están dispuestos a todo.

Pero no nos interesa criticarlos por sus fijación, que va, lo único que buscamos es advertirles, porque no todo vale para un fan, tienen que tener un límite, y ese es su vestimenta.

Seguro que hay miles de textos en Internet para convencer a los fans de que su locura no tiene sentido, pero ese es otro tema, y lo único que importa en este momento es que un fan tiene que llamar la atención de su ídolo, y eso solamente se consigue vistiendo correctamente. Aunque también podemos decir que sin ropa seguro que llamas la atención, pero esa otra opción requerirá de otras virtudes, y no todo el mundo es un bellezón al desnudo. Y si no recuerden al famoso alcalde de Marbella cuando posaba en su jacuzzi, a mi se me ponen los pelos como escarpias de pensarlo.

Pero pasemos al meollo del asunto, para ser un buen fan hay que llevar siempre una buena indumentaria, porque nunca sabes cuando puedes tener delante a tu dios, y con una buena vestimenta ya tienes el camino preparado para conseguir lo que siempre desea un fan, ¡un hijo! ¡Noooooo! Por favor no seamos animales, solamente desean un besito en la mejilla que hay que ser políticamente correctos.

Para ser un buen Fan hay que tener límite.

Para ser un buen Fan hay que tener límite.

Está claro que si queremos mostrar que somos un verdadero fan deberemos llevar algo significativo que identifique a nuestro ídolo, pero algo no es todo, por tanto es mejor quedarse corto que pasarse tres pueblos.

En primer lugar podemos llevar el careto de nuestro ídolo en la camiseta o en los pantalones, pero nunca en ambos lugares. Tampoco podemos llevar una prenda en la que solamente se vean fotos de nuestro ídolo, es decir, no podemos llevar una prenda que parezca nuestra carpeta forrada con fotos, no eso no. El ejemplo de la foto es perfecto, si queremos ser un buen fan debemos ponernos límites.

Por tanto, lo perfecto es una camiseta básica de algún color en la que tengamos una foto del susodicho/a al que adoramos, y con algún lema pegadizo, nada de “Jesulín quiero un hijo tuyo”, y mucho menos si pone Paquirrín. A veces una buena gorra o sombrero puede ayudar a mejorar nuestra imagen, pero nada del equipo completo, camiseta, gorro, bufanda, gafas… con su careto. Una sola cosa y basta.

Y por último no nos olvidemos de los complementos, tan importante es la ropa como el resto, y si no lo ven claro miren nuevamente la foto, los complementos son importantísimos y por ejemplo no todos los gadgets de moda son elegantes, así que mucho cuidado al elegir. Nada de cosas raras y transgresoras, sencillez y naturalidad, pues los famosos que tienen fans no tienen miedo a la gente normal y corriente, tienen miedo a los fans, por eso para ser un buen fan hay que ocultarse bajo la apariencia de una persona normal.