Tacones y playa, todos los veranos se repite

Parece como el agua y el aceite, que no se pueden mezclar, pero al igual como con unos pequeños trucos puedes hacerlo, la gente se obceca y todos los veranos se empeñan en ponerse tacones, zapatos de tacón del modelo que sea para ir a la playa como si de una pasarela de moda se tratara.

Ya sabemos que la gente quiere tener esos culitos bien levantados, pero si eso supone un problema de salud, pues playa con tacones y equilibrio no pueden llevarse bien, el culito levantado es lo de menos, pues de nada sirve si lo tienes oculto tras una silla de ruedas debido al leñazo que te has pegado por haberte puesto tacones.

Por eso digamos no a las modas dañinas, dicen que para lucir hay que sufrir, pero no hacer penitencia tanto tiempo, pues las consecuencias de una caída por usar tacones en una playa podemos tenerla presente durante varios meses, y no nos referimos a por las fotos que se publicarán en las redes sociales y de las que todos hablaran, sino por los días que tendrás que pasar con la pierna levantada para poder rascarte por debajo de la escayola.

Y es que no aprenden, todos los años por estas fechas ya hemos visto algunos especímenes del ser humano que en lugar de usar calzado que evite las quemaduras por una arena que parece haber sido sacada de un horno, se dedican a usar el mejor calzado para pinchar las defecaciones que lamentablemente podemos encontrar en las playas, siempre fruto de alguna persona con muy poco civismo.

Tacones y playa, todos los veranos se repite

Tacones y playa, todos los veranos se repite

Si en los próximos días te ves alguna pajarita, o pajarito, porque de la moda de los hombres musculosos con tacones ya hablaremos próximamente, que lleva puestos unos tacones de escándalo y está llenando la playa de pequeños agujeros y no son para poner sombrillas, recuerda lo que debes decirle.

No servirá de nada decirle que hay que ser tonta o tonto para ir a la paya con tacones, no servirá de nada indicarles que esa moda es cutre, no servirá de nada comentarles que se les ha clavado un residuo muy poco agradable a la vista en su zapato, nada de eso servirá, por eso lo mejor será que les susurres al oído unas palabras muy simples. Disculpa, pero esos zapatos te hacen el culo caído.

Es muy probable que las personas implicadas se queden estupefactas ante tu comentario, pero seguro que entenderán la indirecta, no les digas que no pueden usar tacones en la playa, pues seguro que no te harán caso alguno, mejor diles que no les favorecen, y por lo menos se los quitarán hasta poder llegar a su posición y plantar la sombrilla y la toalla. Y si no se los quitan, seguro que por lo menos habrás intentando salvar al planeta, porque los tacones en la playa seguro que son malos, de eso estamos seguros.

Menos mal que a la playa la gente no lleva puestos los vestidos de cartón, con los que fumar puede perjudicar seriamente la salud, porque si eso pasara sería un problema de salud pública, pues habría que indicar que todas las playas son nudistas. Aunque igual es mejor esta solución, el tiempo y la moda lo dirán.