Vestidos de cartón, con los que fumar puede perjudicar seriamente la salud

La moda está llena de sorpresas y cada día tenemos una más, y en este caso no lo tenemos claro, pues dudamos de si es una buena opción el material elegido para el vestido, pues lamentablemente todavía quedan muchas fumadoras en este mundo.

Un vestido de cartón puede ser un buen ejemplo de reciclaje y reutilización pero también hay que pensar que debido al material usado es altamente inflamable, y por tanto aquellas personas fumadoras que deseen ponerse este vestido no solamente deberán llevar mucho cuidado y evitar fumar, pues también tendrán el diablo en todas partes, pues cualquier fumador o fumadora que pasee por la calle podrá ser un peligro inminente.

¿Llevará indicado en la etiqueta el vestido la palabra danger? ¿Incorporará un sistema antiincendios para evitar que la persona que lo lleve puesto arda como en el infierno?

Son preguntas todavía sin respuesta, por eso mejor admirarlo primero y si nos gusta ya comprobaremos las respuestas a estas preguntas.

Vestidos de cartón, para dejar de fumar o morir.

Vestidos de cartón, para dejar de fumar o morir.

No podemos negar que con el diseño que presenta el vestido podremos acudir a cualquier fiesta llamando la atención con nuestra vestimenta, no solamente por el material usado para su fabricación, sino también por la elegancia que transmite, por tanto una buena elección desde el punto de vista del diseño.

Pero desde la perspectiva del material usado es un poco contradictorio, pues no podremos acercarnos a los líquidos, tampoco fumar, y mucho menos acercarnos a una chimenea, así que tendremos un poco limitada nuestra libertad de movimientos, salvo que llevemos bajo los faldones un extintor con el que sofocar cualquier intento de dejarnos en ropa interior.

Con este vestido podemos afirmar rotundamente que fumar perjudica seriamente la salud, pues puede provocarnos quemaduras considerables, a la vez que dejará nuestra reputación por los suelos si terminamos en llamas en una fiesta tras acercarse el gracioso – graciosa de turno, que con unas copas de más y un cigarro encendido quiere ver en personas el coloso en llamas.

Por eso salvo que el vestido haya pasado por un tratamiento ignífugo sería coveniente usarlo únicamente para sesiones fotográficas, pues en cualquier otro ambiente puede resultar sumamente nocivo para nuestra integridad física, sin contar con el ridículo y la burla que circularía por internet con un vídeo de la quema del vestido como si fuera una falla.

Debemos pensar que el vestido ha sido creado para no fumadores o para una sociedad que rehuye de los cigarrillos, pues es la única forma de no morir en el intento al arriesgarse llevando puesto este vestido.

Por lo menos una cosa la tenemos clara, con un vestido como este podremos evitar usar tejidos a los que seamos alérgicas, y en caso de rotura siempre encontraremos trozos para realizar una correcta reparación.

Está claro que cuando tu familia no comparte tu estilo de moda las cosas pueden estar un poco tirantes en casa. Pero si tu marido, novio o hijos te regalan este vestido párate a pensar, o quieren que dejes de fumar o están buscando quedarse viudos, la cosa está clara.